top of page
  • Foto del escritorKatherine Chacana

Cómo Identificar y Manejar Emociones Complejas: Estrategias para un Bienestar Emocional

Actualizado: 20 jun

¡Hola a todos! 🌞


Si es que viste Intensamente 2 o estás interesado en esta película, ¡este post es para ti! Esta es una película que viene de la mano con nuevas emociones en la mente de la protagonista que le ayudarán a adaptarse a los nuevos cambios de la pubertad y así seguir creciendo y adaptándose al mundo. 


Estas emociones de las que te hablo, son las emociones complejas, esas que a veces parecen difíciles de entender y manejar, pero que forman una parte esencial de nuestro mundo emocional.


¿Qué son las emociones complejas?


Las emociones complejas son aquellas que combinan varias emociones básicas y pueden surgir de experiencias y pensamientos más sofisticados. A diferencia de las emociones básicas como la alegría, tristeza o miedo, que son universales y más fáciles de identificar, las emociones complejas como el amor, la envidia, ansiedad o la vergüenza son más matizadas y pueden variar mucho entre personas y culturas.


¿Desde cuándo se generan las emociones complejas?


Las emociones básicas, como el miedo, la alegría y la tristeza, se manifiestan desde los primeros meses de vida. Estas emociones primarias son innatas y universales, facilitando respuestas rápidas y adaptativas a nuestro entorno. Sin embargo, a medida que crecemos y desarrollamos nuestras capacidades cognitivas y sociales, comenzamos a experimentar emociones más complejas.

Las emociones complejas se generan a medida que adquirimos el lenguaje, el pensamiento abstracto y la capacidad de introspección, generalmente a partir de la infancia tardía y la adolescencia. Este desarrollo permite que nuestras emociones se vuelvan más sofisticadas y estén influenciadas por nuestras experiencias, relaciones y contextos culturales.


emociones

¿Cómo se manifiestan?


Estas emociones suelen involucrar una mezcla de sentimientos y pueden ser influenciadas por nuestras creencias, experiencias pasadas y el contexto en el que nos encontramos. Por ejemplo, algunas de estas emociones son:


La vergüenza es una emoción que surge cuando se percibe que uno ha fallado en cumplir con normas sociales o personales, y se teme el juicio negativo de otros y se puede manifestar con rubor facial, evitación de contacto visual, deseos de esconderse o escapar, y sentimientos de humillación o inferioridad.


La culpa es el sentimiento de responsabilidad personal por un acto considerado como incorrecto o dañino para uno mismo o para otros y se puede manifestar con autocastigo emocional, remordimiento, necesidad de compensar el daño causado, y a menudo incluye la búsqueda de perdón o redención.


La ansiedad es una respuesta emocional caracterizada por sentimientos de preocupación, tensión y nerviosismo, especialmente frente a situaciones percibidas como amenazantes o desafiantes y se puede manifestar con inquietud, dificultad para concentrarse, sensación de peligro inminente, palpitaciones, sudoración y otros síntomas físicos.


El aburrimiento es una sensación de insatisfacción y falta de interés hacia las actividades disponibles en un momento dado y se manifiesta con apatía, falta de motivación, desinterés, y a veces con conductas como mirar el reloj frecuentemente o buscar distracciones.


La envidia es una emoción dolorosa que surge cuando se desea algo que otra persona tiene y se siente resentimiento por no poseerlo y se manifiesta con sentimientos de descontento, celos, resentimiento hacia la persona envidiada, y a veces con deseos de competir o igualar la situación del otro.


Consejos para lidiar con emociones complejas


  • Reconócelas y acéptalas: El primer paso es admitir que estás sintiendo una emoción compleja. No te juzgues por sentirte así; todas las emociones son válidas.


  • Practica la autocompasión: Sé amable contigo mismo. Recuerda que es normal tener emociones difíciles. Trátate con el mismo cariño y comprensión que ofrecerías a un buen amigo.


  • Expresa tus emociones: Hablar sobre lo que sientes con alguien de confianza o escribirlo en un diario puede ser muy liberador. A veces, poner en palabras nuestras emociones ayuda a entenderlas mejor.


  • Cuestiona tus pensamientos: A menudo, nuestras creencias subyacentes pueden intensificar emociones complejas. Pregúntate si tus pensamientos son realistas o si hay una forma más equilibrada de ver la situación.


  • Establece pequeñas metas: Enfrentar emociones difíciles puede ser abrumador. Divide tus objetivos en pasos manejables para avanzar poco a poco hacia una mayor aceptación y comprensión de tus emociones.


  • Busca apoyo profesional: Si sientes que las emociones complejas están afectando significativamente tu vida, no dudes en buscar la ayuda de un terapeuta. Un profesional puede ofrecerte herramientas y estrategias adaptadas a tus necesidades.



Recuerda que cada emoción, por compleja que sea, tiene su propósito y puede enseñarnos algo valioso sobre nosotros mismos. Aprender a manejarlas no solo mejora nuestra salud mental, sino que también enriquece nuestra experiencia de vida. Si te encuentras lidiando con emociones complejas y sientes que necesitas apoyo, te invito a que me contactes a través del formulario de contacto de mi página web o agendes una sesión a través de mi perfil en Doctoralia


¿Tienes hijos? Te invito a leer mi entrada sobre cómo ayudar a tus hijos con las emociones complejas.


Espero que estos consejos les sean útiles y recuerden, aquí estoy para acompañarlos en su camino de sanación y autoconocimiento. 🌱✨


¡Coméntame qué te pareció este post y si ya viste Intensamente 2! 



Con mucho cariño


Katherine


Comentários


bottom of page