top of page
  • Foto del escritorKatherine Chacana

Cómo ayudar a tus hijos a navegar emociones complejas

Actualizado: 20 jun


Si ya viste Intensamente 2 y te identificaste con una o varias escenas de la película y además te surgieron miles de dudas sobre qué hacer en casa con tus niños, te viste reflejado como niño o adulto, ¡no te preocupes! A mí también me pasó. Por eso te quiero ayudar a lidiar con estas complejidades que aparecen cuando los hijos van creciendo. 



La preadolescencia es una etapa llena de cambios y descubrimientos, tanto para los niños como para sus padres. Si tu hijo o hija está comenzando a experimentar emociones como vergüenza, culpa, ansiedad, aburrimiento o envidia, es importante que puedas brindar apoyo y guía para ayudarles a manejar estas emociones de manera saludable


Entender y apoyar a tus hijos en esta etapa puede ser todo un reto, especialmente si eres un padre primerizo o si en tu infancia no te han brindado estas herramientas.


En la crianza siempre es difícil dar aquello que nosotros mismos no pudimos tener y es muy probable que esto nos abra una herida que quizás no queremos observar tanto en nuestra vida, pero que es necesario sanar para poder entregarle siempre lo mejor a nuestros niños.


Por eso aquí les dejo algunos consejos prácticos y llenos de cariño. ¡Toma nota! 


1. Crea un entorno seguro y abierto

Es fundamental que tus hijos sientan que pueden hablar contigo sobre cualquier cosa. Dedica tiempo diario para preguntarles cómo se sienten y escúchalos con atención y ¡sin juzgar! Sé que muchas veces es difícil no juzgar a los hijos y querer empujarles a hacer las cosas como lo haríamos nosotras, pero solo escucha, sonríe y mantente presente. Pregúntales sobre su día, cómo se sintieron en ciertos momentos, y qué les preocupa. Esto les ayudará a identificar y expresar sus emociones y así a confiar en ti pase lo que pase. 


2. Enseña a reconocer y nombrar emociones

Desde temprana edad, es útil ayudar a tus hijos a ponerle nombre a lo que sienten. Usa libros, juegos y actividades para enseñarles sobre diferentes emociones, también puedes buscar en youtube algunos cortometrajes que pueden servir de ayuda. Por ejemplo, pueden leer juntos libros que hablen de sentimientos o usar tarjetas con caras que representen distintas emociones. Si te interesa, aquí te dejo recomendaciones de películas y cortometrajes que te pueden interesar.


3. Valida sus Sentimientos

Asegúrate de que tus hijos sepan que está bien sentir lo que sienten. Evita frases como "No llores" o "No te sientas así", tampoco las utilices para ti mismo delante de ellos. En su lugar, usa expresiones que validen sus sentimientos, como "Entiendo que te sientes triste, está bien sentirse así a veces".


4. Proporciona Estrategias para Manejar Emociones

Ayúdales a encontrar maneras constructivas de lidiar con sus emociones. Pueden intentar técnicas de respiración, escribir en un diario, o usar la meditación y el mindfulness. Practicar estas actividades juntos puede fortalecer su conexión y darles herramientas útiles para toda la vida.


5. Fomenta el Juego y la Creatividad

El juego es una excelente manera para que los niños expresen y procesen sus emociones. Actividades como dibujar, pintar, o jugar juegos de mesa, cartas u otros les pueden ayudar a fomentar habilidades, también puede ser una buena instancia en donde los niños puedan explorar y entender mejor sus emociones.


6. Mantén Rutinas Consistentes

Las rutinas proporcionan seguridad y estabilidad, lo cual es especialmente importante durante momentos de cambio o estrés. Mantén horarios regulares para las comidas, el sueño, el tiempo de juego y ocio, el tiempo familiar para ayudar a tus hijos a sentirse seguros y apoyados.


7. Sé Paciente y Empático

Recuerda que aprender a manejar emociones es un proceso que toma tiempo. Sé paciente con tus hijos y contigo mismo. La empatía y el apoyo constante son claves para ayudarlos a desarrollarse emocionalmente de manera saludable.



Ideas para conectar con tus hijos


Conectar emocionalmente con tus hijos adolescentes puede ser un desafío, pero es fundamental para su desarrollo emocional y para fortalecer la relación entre padres e hijos. Aquí tienes algunas recomendaciones para lograrlo:


Compartir Actividades Comunes

Pasar tiempo juntos realizando actividades que ambos disfruten puede fortalecer el vínculo emocional. Encuentra intereses comunes, como deportes, cocina, películas o juegos. Dedica tiempo regularmente para estas actividades. Por ejemplo, pueden tener una noche de películas semanal, cocinar juntos el fin de semana, o hacer ejercicio en familia. Este tiempo compartido permite una interacción más relajada y natural, facilitando conversaciones más profundas. Aquí te dejo un post con juegos de mesa para disfrutar en familia.


Crear un Espacio Seguro para Conversar

A medida que los hijos crecen y se van volviendo adolescentes, necesitan un ambiente donde se sientan seguros para expresar sus pensamientos y emociones sin temor a ser juzgados. Establece un momento del día donde puedan hablar libremente sobre cualquier tema. Asegúrate de mantener la confidencialidad de estas conversaciones y de no reaccionar de manera exagerada. Por ejemplo, podrías tener una charla nocturna antes de dormir o durante una caminata. Deja claro que estás ahí para apoyarles, no para juzgarles.


Ser un modelo a seguir

Los hijos aprenden mucho observando a sus padres. Mostrar cómo manejas tus propias emociones y problemas puede ser una enseñanza valiosa. Compartir tus experiencias y cómo has superado desafíos emocionales hablar abiertamente sobre tus sentimientos y las estrategias que usas para manejarlos,son excelentes formas de mostrarle a tus hijos estrategias para su vida. Esto no solo proporciona ejemplos concretos de regulación emocional, sino que también muestra que es normal y saludable tener y manejar emociones complejas.


Comparte espacios a solas con cada uno de tus hijos

Si tienes más de un hijo no olvides crear momentos a solas con cada uno, esto reforzará el vínculo entre ambos, te permitirá conocer mejor a tu hijo/a y podrás tener una dinámica mucho más cercana y conectada con ellos. Aprovecha estos momentos para hablar sobre sus intereses, sueños y preocupaciones, sin interrupciones ni distracciones. Escucha con atención activa y muestra interés genuino en lo que te comparten. Esto les hará sentir valorados y fortalecerá su confianza en ti como guía y apoyo emocional.





Si te sientes sobrepasado en este proceso, nunca es tarde para educarte emocionalmente y darle todo ese apoyo necesario a tus hijos. Si necesitas más apoyo o tienes preguntas específicas, no dudes en contactarme por aquí o a través de Doctoralia. Estoy aquí para acompañarte en este viaje de crecimiento personal y construir juntos un ambiente donde tus hijos se sientan amados y comprendidos.


Con cariño

Katherine


Comments


bottom of page